miércoles, 24 de septiembre de 2014

A la Quinta va la Vencida (Segunda Parte)


Continuamos el vistazo al nuevo Player's Handbook

Lo reconozco: pude haber hecho esta entrada junto a la anterior, pero dos cosas me detuvieron. Primero, hubiera sido una entrada algo larga… y segundo, ¿cómo resistirme a una secuela? Si te topaste con esta segunda parte y quieres leer las dos anteriores, la primera, sobre los primeros capítulos del manual está aquí. Ahora, continuemos.

lunes, 8 de septiembre de 2014

10 monstruos que uso en cada campaña (y 5 que no)

Continuando la cadena de RPG Bloggers Network

No sigo blogs roleros tanto como antes, pero uno al que siempre tengo que llegar es el de mi creativo hermano adoptivo, Lord Archaon. Gracias a su última entrada me enteré de esta cadena "10 Monsters I Use in Every D&D Campaign (And 5 I Don’t)" y esto hizo que me pregunte a mí mismo si realmente tenía monstruos que uso en cada campaña. En lo que espero para poder leer el Monster Manual de la nueva edición, me pareció buena idea revisar mis notas. Tras ello, me di cuenta que soy un animal de costumbres. He aquí mi lista, en orden alfabético (sólo porque es difícil elegir entre mis favoritas):

lunes, 11 de agosto de 2014

A la Quinta va la Vencida (Primera Parte)

Un vistazo al nuevo Player’s Handbook

My PreciousEstaba aburrido tonteando en Juneau, cuando tuve lo que podríamos llamar una epifanía. Era 9 de agosto: selectas tiendas alrededor de los EEUU sacarían a la venta el Player's Handbook. ¿Podría haber una de ellas en la capital de Alaska? La respuesta era sí: y para mi suerte, no quedaba lejos del puerto.

Así que me abroché mi casaca de abrigo +1 y mi paraguas de protección +3 y me embarqué a comprarlo inmediatamente. Ni el clima ni la fauna local pudieron detenerme. Casi toda la tienda estaba jugando Magic, pero pude ver el brillante Tomo de Conocimiento en el estante. Me saldría más barato esperar dos semanas a que Amazon me lo enviara, pero fallé mi tirada de salvación. Tenía que poseerlo. "My precious", me dije a mí mismo en voz alta casi sin darme cuenta. El dueño de la tienda sonrió: "Eres la segunda persona que usa esa frase hoy".